Si desea puede colocar este banner en su pagina web



HISTORIA CROATA

Fedor Mazuranic, Breve Historia de la Nación croata,
Capitulo XXXII

REACCIONES INESPERADAS

Al ocupar Venecia la costa de Dalmacia, su clase dirigente penso que la poblacion croata de las tierras e islas se someterian sin protestas a la autoridad de la Republica de San Marcos. La realidad fue bien diferente.
En toda la region ocupada por los venecianos ocurrian con mucha frecuencia motines y alborotos provocados por la oprimida poblacion croata. El mas grave de ellos fue el levantamiento popular que estallara en 1524 en la isla de Hvar. Durante todo un aòo las guarniciones ocupadoras de la isla, reforzadas con tropas que les fueran enviadas por el gobernador veneciano residente en Zadar, lucharon con los insurrectos sin poder vencerlos. La isla fue pacificada solamente despues que la Serenisima Republica cedio a los reclamos de los levantados otorgando a los islenios permiso de formar sus propias asambleas que defendieran sus derechos.
A fines del siglo XV, cuando Bosnia y Hercegovina pasaron a ser dominios del sultan, mas de un croata de fe cristiana de aquellas comarcas, desconforme con su posicion de inferioridad en un ambiente predominantemente islamico, emigro a las vecinas regiones en poder del ban de Croacia. Fue similar el caso de los croatas de Dalmacia, donde los venecianos extendian cada vez mas sus dominios oprimiendo y persiguiendo a la poblacion local. A los refugiados de las referidas zonas las daban el nombre de uskok.
En los primeros tiempos, los uskok se radicaban en los alrededores de la fortaleza de Klis, cerca de Split en Dalmacia, donde las autoridades les regalaban propiedades, asignandoles en cambio la tarea de defender la costa maritima de sus antiguos enemigos venecianos.
Pero en 1537, cuando los osmanlies, apoyados por Venecia, conquistaron la nombrada fortaleza, los uskok tuvieron que abandonar sus hogares y retirarse, junto con sus familias, a la ciudad portuaria de Senj y sus alrededores.
Alli, las autoridades les dieron el encargo de defender, al mando de su voivoda (capitan) dicha ciudad. Pero, los uskok no se conformaron con el papel de defensores de una plaza fuerte que por su situacion geografica en la opinion de ellos nunca seria atacada, maxime considerando que ellos mismos levantaron en una colina cercana su propio baluarte denominado Nehaj -que aun hoy sigue desafiando los embates del tiempo - y que en aquel entonces era poco menos que inexpugnable.
Llenos de rencor que guardaban a los osmanlies y aun mucho mas a los venecianos - cristianos como ellos mismos- por los agravios y perjuicios sufridos, ardian de deseo de vengarse. Fue por eso que -quebrantando la disciplina militar y pese a la prohibicion de las autoridades - formaban partidas que atacaban a sus enemigos por tierra y por el mar trayendo a Senj prisioneros y botin. Con gran audacia agredian con sus pequeòos pero veloces botes las galeras venecianas haciendo estragos entre sus tripulantes y hundiendolas.
Los descendientes de esos guerrilleros terrestres y maritimos siguieron los pasos de sus mayores. Y no es de maravillarse que asi fuera, puesto que sus tierras ancestrales seguian bajo la ocupacion extranjera.
Lo que al principio fueron acciones aisladas, se convirtio con el tiempo en un verdadero conflicto belico - denominado por los historiadores modernos "La Guerra de los Uskok". Esta guerra duro hasta la segunda decada del siglo XVII.
El daòo que los uskok causaban al comercio veneciano era enorme, y no menos grande era el miedo que les tenian los tripulantes y pasajeros de las naves de la Republica de San Marcos que navegaban por el Adriatico. "Que Dios te proteja de la mano de Senj!" solian decirles los parientes y los amigos al despedirse de ellos.
A pedido de Venecia, las grandes potencias europeas - Espaòa y Francia - ofrecieron sus buenos oficios. Presionaron a la corte de Viena, a fin de que el emperador - que a la vez era rey de Croacia- tomara cartas en el asunto. El monarca accedio al pedido de los espaòoles y franceses. El respectivo convenio se firmo en 1617 en Madrid; el rey Matias de Habsburgo hizo trasladar a los uskok y a sus familias al interior de Croacia y mando quemar sus embarcaciones.

Fedor Mazuranic, Breve Historia de la Nación croata,
Capitulo XXXIII

TREINTA ANIOS DE LUCHAS Y DESTRUCCIONES

Al acercarse el fin de la segunda decada del siglo XVII, la rivalidad entre los protestantes empeòados en propagar la doctrina de Lutero y los defensores de la fe catolica tradicional, amenazaba con provocar en cualquier momento un conflicto armado. Tal conflicto se inicio en 1618 a consecuencia de un insolito incidente.
En Praga, capital de Bohemia, un grupo de protestantes pertenecientes a la nobleza checa penetro en el palacio real y defenestro (es decir, arrojo por la ventana) a dos representantes del emperador Matias II de Habsburgo, a quienes acusaban de que por culpa de ellos el monarca habia mandado cerrar una iglesia protestante y demoler otra.
A raiz de ese suceso se formaron dos bandos: los protestantes checos y alemanes de un lado y los catolicos - entre ellos los croatas - por el otro. Al frente de los catolicos estaba el nombrado monarca.
Los checos fueron los primeros en comenzar las hostilidades. Pero la suerte les fue adversa: en 1620 en la batalla de la Montaòa Blanca cerca de Praga, fueron derrotados por las fuerzas imperiales. A consecuencia de ese desastre, su patria, Bohemia, perdio la autonomia y fue convertida en provincia del imperio.

La lucha entre los citados bandos que a continuacion se desencadenara tuvo por teatro de operaciones tierras checas y alemanas. En la primera fase de la guerra la suerte favorecio a las fuezas catolicas. En 1626, ante la ofensiva, los protestantes debieron retroceder en desorden. Empero, cuando ya les amenazaba la desbandada, fueron salvados de la catastrofe por tropas dinamarquesas integradas por protestantes que acudieroan en ayuda de sus correligionarios. Gracias a esos refuerzos, la situacion se invirtio. Ahora la iniciativa estaba en manos de los protestantes . mas su ventaja fue de corta duracion, ya que aparecio en la escena una fuerza totalmente nueva. El pudiente aristocrata aleman Alberto Wallesnstein armo a sus propias expensas un poderosos ejercito, aliandose a las fuerzas imperiales catolicas.
A su vez los protestantes obtuvieron un nuevo aliado. En 1630 se les unio el rey de Suecia , Gustavo Adolfo quien al frente de sus tropas logro una serie de triunfos sobre los catolicos. Su victoria mas resonante y a la vez la ultima, fue aquella del aòo 1632 en Lützen, donde el heroico monarca perdio la vida. Empero, a pesar de las proezas de las armas suecas, la Liga Catolica se impuso en toda la Alemania meridional. Tal exito se debia en gran parte a Wallenstein. Mas, jefes militares envidiosos hicieron correr rumores que el estaba negociando secretamente con los protestantes e intentaba pasarse a ellos. A raiz de eso, Wallenstein fue proclamado traidor y asesinado por sus propios oficiales. Sin embargo, es opinion generalizada de los historiadores que las acusaciones contra el fueron falsas.
Volviendo al tema:
A estas alturas del conflicto, Francia temerosa de que con el triunfo de Fernando III el linaje de los Habsburgo se volveria mas poderoso que su propia dinastia de los borbones, intervino en la contienda junto a los protestantes pese a que el pueblo frances era catolico. Mas, su intervencion no cambio la suerte de la guerra, tan solo convencio a ambos bandos beligerantes que ninguno de ellos tenia la posibilidad de lograr una victoroia decisiva y que era preferible negociar. Fue asi que en 1648, en Westfalia se firmo un tratado de paz. Segun el mismo los firmantes se comprometian que en adelante, en sus respectivos paises habria tolerancia religiosa. Asimismo reconocieron la independencia de Holanda y Suiza. Tal fue el fin de la sangrienta y devastadora Guerra de los Treinta Aòos.
En cuanto al papel de los croatas, seòalaremos que unos veinte mil de ellos lucharon en aquel conflicto en las filas de las fuerzas catolicas. Participaron en todas las batallas y se distinguieron en Heidelberg (1623), Magdeburg (1631), Lützen (1632), Nordlingen (1634) tomaron parte de la conquista de Praga, Lipsia y Dresden. Tambien pelearon contra los franceses en la cuenca del Rin. Mencionaremos que Juri Zrinski, nieto del heroe de Siget, fue comandante de la caballeria de Wallenstein. Dos hijos de Juri, Nikolas y Pedro, asimismo, lucharon en las filas catolicas y se distinguieron por su valentia.
Concluiremos el relato con una curiosidad:
Terminada la contienda, cierto numero de soldados croatas licenciados- gente cuyo unico oficio era la guerra- siguiendo el uso de la epoca, ofrecieron sus servicios a la realeza de Francia que conociendo por los informes de sus oficiales el valor de los croatas contra quienes habian luchado, los acepto. Enrolados en el ejercito frances, el supremo comando galo formo con ellos un regimiento de guardia montado denominado "Royal croate" (Real Croata"). Los efectivos de dicha unidad militar obtuvieron uniformes nuevos, pero conservaron su chal que envuelto alrededor del cuello les brindaba eficaz proteccion contra tajos de sables enemigos. La citada prenda de vestir protectora fue adoptada- en forma un tanto estilizada- como adormo primero por los franceses y luego por toda la poblacion masculina del orbe, recordando con su denominacion a sus inventores : Cravate (frances), corbata (castellano), Krawatte (aleman), cravat (ingles) etc.

Fedor Mazuranic, Breve Historia de la Nación croata,
Capitulo XXXIV

Contrarrestando la centralizacion

Despues de la firma en 1648 del tratado de paz de Westfalia que marcara el fin de la Guerra de los Treinta Aòos, el poder de la Casa Habsburgo cuyos miembros desde 1438 se sucedieran en el trono imperial aleman se vio drasticamente debilitado. Pues , dicho tratado confirmo definitivamente la division del imperio en dos fracciones, protestante y catolica, y en algunos de los numerosos ducados y principados que componian Alemania la autoridad del emperador se volvio tan solo nominal.
Por tal motivo, los Habsburgo se esforzaron por afirmar su posicion en los paises nucleados alrededor de Austria y su capital Viena, es decir, en Bohemia, Hungria, y Croacia. Su intencion era crear con ese nucleo un estado unitario a manera de Francia. Para llevar a cabo ese proyecto, era necesario quitarles a Hungria y Croacia sus atributos de reinos asociados, es decir abolir la dignidad virreinal al palatino en Hungria y al ban en Croacia, asimismo suprimir sus respectivos tradicionales parlamentos. Una vez cumplido con esos requisitos, las dos naciones podrian ser transformadas en provincias austriacas sin autonomia ni privilegio alguno.
Alentados por el antecedente de Bohemia a la que privaron de sus privilegios de reino en 1620 a raiz de la derrota de los checos en la Montaòa Blanca sin que hubiese reaccion de importancia de parte de los afectados, resolvieron ejecutar su plan.
Comenzaron por trasladar a Viena las instituciones y los establecimientos administrativos de Hungria y Croacia menoscabando de tal modo la autonomia de los dos reinos. Sus pueblos no estaban en condiciones de defenderse de esos atropellos debido a su desfavorable situacion militar y politica. Pues, gran parte del territorio hungaro y croata se hallaba ocupado por los osmanlies que ademas seguian incesantemente hostigando a ambas naciones.
Consecuentemente, es natural que los pueblos de los nombrados paises se sintieran indignados y humillados. Sus dirigentes manifestaron mas de una vez su descontento ante la corte vienesa y las autoridades imperiales por el trato injusto que de ellas recibian. Sin embargo, sus protestas no surtieron efecto y la tension crecia.
La medida la colmo con su proceder el emperador y rey Leopoldo I de Habsburgo: las condiciones del tratado de paz que en 1664 aceptara el monarca en Vashvar en Hungria luego del brillante triunfo de su ejercito sobre los osmanlies en la batalla de san Gotardo y de la victoria de las fuerzas conducidas por Pedro Zrinski en el combate de Otoèac, causaron gran amargura entre los croatas y hungaros. Pues en Vashvar fue establecido que los osmanlies retendrian todos los territorios croatas y hungaros que habian conquistado antes del conflicto de 1664, ademas el Habsburgo se comprometio a pagarles a los derrotados una sustancial suma en concepto de reparaciones.
En esa inaudita lenidad para con el enemigo vencido, no justificada por ninguna consideacion estrategica, en Croacia y Hungria creian reconocer la intencion de Viena de impedir a los dos reinos que recuperasen partes de sus antiguos dominios volviendose, gracias a ellos, mas fuertes y en posicion mas favorable para oponerse a la centralizacion.
La consecuencia fue que los descontentos en Croacia y en Hungria se confabularon con el fin de romper los lazos con el Habsburgo y entronar a un monarca que defendiera fielmente los intereses de sus respectivos paises.
Al frente de los conjurados se puso el ban de Croacia Nikola Zrinski. Entre los hungaros la confabulacion la encabezo el palatino de Hungria Francisco Vesenlenyi.
Para poder lograr su proposito, los conjurados cuyo numero era relativamente chico, debian buscar aliado fuera de los dominios de los Habsburgo. Decidieron solicitar ayuda al rey de Francia, Luis XIV, conocido enemigo del emperador Leopoldo I
Las negociaciones pertinentes las llevo a cabo por medio del embajador frances en Venecia, Katarina Frankopan, esposa de Pedro Zrinski, hermano del ban Nikola, jefe de la conjura. Luis XIV- a quien los contemporaneos llamaban el "Rey Sol"- prometio que en el momento preciso apoyaria militarmente a los confabulados croatas y hungaros.

Noticias | Audio | "Dom i svijet" | Turismo | HIC TV | Avisos | Libros | Croatas en diaspora | Links | Marketing | Sobre nosotros

Copyright 1999 - 2001 Croatian Information Centre. All rights reserved.
Included in this bulletin: Reproduction or copying of images is prohibited.
Croatian Information Centre - Service Agreements
Contact Croatian Information Centre